Campaña de Comunicación Cristiana de Bienes 2018: “No nos podemos quedar parados”

En nuestro territorio diocesano, existen cerca de 142.890 personas que viven en  la pobreza, es decir, que cerca de 25% de la población del Oriente tienen 2 o más de sus necesidades básicas insatisfechas, sin tener en cuenta aquellos que se encuentran solos, tristes y esclavos de la prisión de las drogas. Ante esta realidad, “NO PODEMOS QUEDARNOS PARADOS”, sino que más bien, debemos hacernos conscientes de que tenemos mucho por hacer, cada uno puede hacer parte de la solución del problema, haciendo que esta cuaresma sea diferente, con sentido, brindando ayuda, esperanza y alegría a los más vulnerables por medio de la Campaña de Comunicación Cristiana de Bienes.

Ser solidarios es tener  la capacidad de cambiar nuestra actitud y hacer nuestra la necesidad de los demás, es saber poner a disposición de Dios lo que tenemos, nuestras humildes capacidades para el servicio de los demás.

Por eso queremos unir nuestras fuerzas y recursos para ayudar a los hermanos que sufren en diversas situaciones, y que son atendidos material y espiritualmente por la Pastoral Social Diocesana. Este año el objetivo es generar conciencia social entre los católicos, animándolos a compartir de manera generosa sus bienes con quienes más necesitan. La Campaña  comenzará el miércoles de ceniza (14 de febrero) y terminará el jueves Santo (29 de marzo) y tú puedes hacer parte de ella, recibiendo una alcancía o un sobre en tu parroquia más cercana, o reclamándola en la Pastoral Social Diocesana, allí depositarás el equivalente en dinero a tus abstinencias y sacrificios  de esta cuaresma para ayudar a los que necesitan de ti.

La campaña de Comunicación Cristiana de Bienes existe desde hace 30 años, en el pasar del tiempo  hemos venido ayudando en el sostenimiento de las 17 Casas Pan y Vida de la diócesis, la implementación de una casa de acogida en Rionegro, pero sobre todo hemos tejido historias de vida y de esperanza, nada de esto sería posible sin tu aporte.